Categorías
Cultura Lectura Tecnología

Tecnología para leer libros sin Internet

¿De qué se trata?

Tecnología para leer libros sin Internet, sí. El dispositivo facilita que personas con discapacidad visual puedan escuchar el texto de un libro, identificar objetos y hasta billetes.

En República Dominicana hay disponibles diez dispositivos Orcam Myeye 2.0., desarrollados con Inteligencia Artificial de Israel. Permiten a las personas con discapacidad visual integrarse a la sociedad y mejorar su calidad de vida. Con un toque del dedo y mirar al objeto o libro, este lee en voz alta el texto o identifica los billetes que se le pongan enfrente.

Se trata de una innovación tecnológica que Israel pone al servicio de la población con problemas visuales de todo el mundo. Ya se encuentra disponible en varios países de América Latina y el Caribe. El dispositivo no necesita Internet, ni guarda información privada, solo usa una batería integrada, y se coloca en la patilla de cualquier tipo de gafa. Mejorará el acceso de personas al sistema educativo, permitirá autonomía en la realización de trámites de la vida diaria, tales como votaciones electorales, trámites con entidades financieras.

Implantación en República Dominicana

El equipo fue presentado por el embajador de Israel en República Dominicana, Danny Biran y el doctor Herbert Stern. También estuvo presente Bari Hayoun, director regional para América Latina y el Caribe de Orcam Technologies Ltd, con sede en Israel.

Los equipos han llegado a RD a través de la Clínica Oftalmológica de Santo Domingo, que preside el doctor Stern. Dos, han sido donados a personas con problemas visuales severos. Actualmente, están en más de 50 países del mundo y con lectores de más de 20 idiomas.

El doctor Stern, especialista investigador en el área oftalmológica, sostuvo que en RD la degeneración macular asociada a la edad es  una de las causas de nuevos casos de ceguera,, en personas de más de 60 años. Aunque no deja a las personas totalmente ciegas, les quita capacidad de lectura y de visión fina. Esa situación le complica la vida a una persona productiva que de repente no puede leer ni siquiera un menú en un restaurante.

¿Qué mejoras permite?

Hayoun sostuvo que el Orcam da acceso a la educación, permite reconocer rostros, código de barras en los productos del supermercado, billetes, etc. También puede ser graduado para que las personas de al lado no escuchen la lectura que esté haciendo, leer la hora y decir día y fecha con tocar el reloj y acercar el dispositivo. La empresa fabricante, dijo, también trabaja en un producto para personas con problemas auditivos.

Con el Orcam, se tiene acceso a lecturas de textos, impresos o digital, periódicos, libros, señales en la calle, teléfonos. Podemos acceder a reconocimiento de rostro y registro de productos, entre otros. También se identifican colores y se trabaja para que el dispositivo pueda ser selectivo en la lectura. Por ejemplo para que lea solo los postres en un menú, si eso se quiere.

El producto está presente desde hace un año en la clínica Oftalmológica de Santo Domingo. Allí se realiza examen visual y se adapta el equipo. También se realizan ofertas mediante sesiones en grupos. El dispositivo tiene un coste de US$4,500, cosa que lamentan porque bien pueden ser adquiridos por personas mediante financiamientos bancarios o con un subsidio del Gobierno o con la eliminación del pago del ITBIS, como están haciendo otros países para facilitar la inclusión a personas con discapacidad visual.

Otra modalidad de uso es ponerlos a disposición del público en bibliotecas, como ha hecho Brasil, y en universidades, como sucede en Ecuador, dijo el embajador Biran.

Número de usuarios

En el mundo hay más de 20.000 usuarios en todo el mundo y 2.200 en América Latina.

Puedes ampliar información en este enlace.

 

Aquí puedes encontrar un enlace a otra entrada en la que hablábamos sobre opciones para descargar libros gratis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 19 =