Categorías
Actualidad Tecnología

Nuestra privacidad en Internet

Nuestra privacidad en Internet es una cuestión a la que mucha gente aún no presta la atención que debería. Es posible que si tecleas tu nombre en Internet encuentres entradas que no sabías que existían. Desde páginas web con datos personales como tu dirección o tu teléfono, hasta fotos. E incluso cuentas que creaste en aplicaciones que no llegaste a utilizar. A medida que se navega y comparte información en la web, se deja un rastro al que cualquier persona del mundo puede acceder sin ninguna dificultad. Borrar la huella digital por completo es complicado. Pero sí existen opciones para eliminar y llevar un control de la información personal que aparece sobre nosotros en Internet.

El usuario puede eliminar una a una cada cuenta que ha creado en redes sociales y otros servicios. Pero hay herramientas que facilitan el trabajo.  Deseat.me ofrece una lista de todas las cuentas que se ha creado una persona con un email determinado y le permite solicitar su eliminación con solo pulsar un botón. AccountKiller recopila enlaces directos para facilitar que cualquier usuario pueda eliminar su cuenta en sitios como Gmail, Instagram, Netflix o Microsoft. “¿Quiere deshacerse de su cuenta en línea? No debería ser un problema, ¿verdad? Desafortunadamente, en muchos sitios, incluidos los populares como Facebook, eliminar su cuenta puede ser un verdadero dolor”, explica en su propia web.

¿Cómo borrar la información que aparece en Internet?

La ley europea de derecho al olvido permite pedirle directamente a Google que desindexe cierta información. Es decir, que cuando alguien utilice el buscador, una web determinada no aparezca entre los resultados. Existe un formulario para hacerlo. El usuario debe indicar uno a uno qué enlaces desea que se retiren e indicar el motivo.

Google puede retirar información personal que suponga un riesgo importante de robo de identidad, fraude financiero u otro tipo de daños específicos.

Pero la opción de pedirle a Google que elimine cierta información tiene sus limitaciones. Rellenar el formulario no garantiza que desindexen los datos. Google revisa uno a uno los enlaces y elige si desindexarlos o no. Cuando envías una solicitud,  Google busca el equilibrio entre los derechos a la privacidad de los usuarios afectados, el interés público que pueda tener esa información y el derecho de otros usuarios a distribuirla.

Por ejemplo, la compañía puede rechazar retirar información sobre estafas financieras, negligencias profesionales, condenas penales o conductas de funcionarios. A ello se suma que este formulario solo garantiza la retirada de datos dentro de la Unión Europea. Por lo tanto, los datos seguirán apareciendo en las versiones internacionales del buscador.

Es importante controlar en qué sitios se da uno de alta, así como eliminar periódicamente las cookies, utilizar VPNs (red privada virtual, por sus siglas en inglés) u optar por buscadores alternativos a Google pensados para navegar sin dejar rastro.

Esta entrada fue publicada originalmente en este enlace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × cinco =