Categorías
Accesibilidad Actualidad Noticias

Las cartas adaptadas para personas con discapacidad visual llegan a Oviedo.

carta_restauranteDisfrutar de una tarde de ocio en un bar o salir a comer a un restaurante son actividades cotidianas que no están exentas de dificultades para las personas con discapacidad visual. Para saber qué pedir y conocer la oferta de cada local, este colectivo opta en la mayoría de las ocasiones por pedir ayuda a sus acompañantes para que les lean en voz alta los platos que integran la carta. Pero la combinación de tecnología y solidaridad hacen que cada vez puedan llevar a cabo este «simple gesto» de una forma más autónoma.

Esos son los dos factores que se unen en la iniciativa Restaurantes para todos, una asociación que adapta de forma altruista las cartas de la hostelería a personas con discapacidad visual y que acaba de aterrizar en Oviedo, donde casi una decena de establecimientos se han sumado ya al proyecto. Hay negocios locales y también grandes cadenas de restauración que han decidido adherirse a un proyecto que tiene un año de vida desde su lanzamiento.

Una de las responsables de la llegada a Asturias de esta aplicación ha sido Carmen López, la surfista ovetense a la que su discapacidad visual no le impide luchar por sus sueños. «Para mí significa tener autonomía, poder mirarlo sin depender de otras personas», aplaude. «Es un gesto muy simple y cotidiano, pero para nosotros es importante», asegura, animando a todos los establecimientos hosteleros asturianos a que se unan a la iniciativa: «Para los restaurantes es fácil y gratis, supone un cambio para las personas con discapacidad y es un público que ganan, porque vamos a ir allí».

«La tecnología en cualquier forma nos está ayudando mucho, e iniciativas como esta son las que cambian poquito a poco las cosas y son un apoyo», celebra Carmen López. En Asturias son ya 14 los restaurantes adheridos. Uno de ellos el Café Plaza de Posada de Llanera: «Es de unos amigos y se han sumado. Para mí ha sido algo muy bonito que unos amigos personales se impliquen».

El proyecto

Jorge del Bosque y Leire Gorrochategui están detrás de esta asociación, que comenzó a fraguarse hace dos años y acumula ya cerca de 600 restaurantes de toda España. Ambos son matemáticos y residen en Madrid. Él es diabético, ella «especial» con la comida, y ambos han convivido con personas celíacas o con intolerancias alimentarias. Por eso empezaron a investigar cómo montar una página web con las cartas de los restaurantes como protagonistas.

Puedes seguir leyendo la notica completa en la fuente oficial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =